Antes de empezar, dejar claro que cuando se trata de comunicación interna en empresas y para freelancers, cada uno tiene sus gustos y lo que funciona mejor, esto es solo mi opinión.

La comunicación sincrónica (en tiempo real), en la mayoría de los casos, es excelente para facilitar el trabajo y poder estar al día con tus compañeros de trabajo y jefes, o eso dicen.

Sinceramente para la mayoría de gente que está empezando en el mundo de freelance o con su primer negocio, no es la mejor opción.

Normalmente trabajamos solos o en pequeños equipos, y los chats sincrónicos como Slack están disponibles 24/7 pero tú no lo estas.

Estos chats crean una necesidad de responder de manera inmediata a los mensajes que recibimos para que nuestros compañeros y jefes vean que nos preocupamos por nuestro trabajo y lo capaces que somos.

Esta urgencia, con el tiempo, se convierte en estrés si no tenemos cuidado y seamos sinceros, todos tenemos suficientes problemas como para generar estrés por no responder un mensaje de Slack al momento.

¿Y cuál es la alternativa? Pongamos, de ejemplo, los emails.

¿A qué no pasa nada si tardas uno o dos días en responder a un correo?

Si es necesario, puedes programar una videollamada o usar dicha comunicación sincrónica si es algo urgente.

En una relación saludable con tus jefes y clientes no debería existir la necesidad de comunicarte varias veces al día a través de un chat.

Está claro que para cosas urgentes y para reuniones semanales se pueden organizar llamadas con tu equipo, no digo que debamos quitarlas para siempre o sean un pecado.

En resumen, la combinación de correos y una herramienta que permita comentar las tareas que estas realizando debería ser más que suficiente para mantener una buena comunicación con tu equipo mezclándolo con una o dos llamadas semanales.

We are Mola!

© 2022 Carlos Mascarell